Merecido descanso


En un año que ha sido, sin duda alguna, difícil para TODO EL MUNDO, literalmente, a nosotras nos tocó cerrar el trimestre de manera mega intensa. 

Estábamos un día sentadas trabajando en nuestro antiguo taller cuando de pronto llega la dueña y nos pide el espacio. No fue una noticia fácil de digerir, mucho menos en plena pandemia y con nuestros bolsillos en un momento no tan "firme", pero de una u otra forma logramos dar vuelta la situación y decidimos que lo mejor que nos podría haber pasado era eso: dejar ese taller. 

Si bien tenemos recuerdos hermosos del lugar, el último tiempo se habían roto las cuerdas cósmicas que nos unían al espacio. No teníamos un taller realmente, sino que ocupábamos dos espacios muy incómodos y que nos tenían completamente atrapadas creativamente. Para qué decir productivamente, estaba siendo un total fracaso. 

El lugar ya no nos quería, así que estábamos obligadas a encontrar un nuevo espacio donde Diógenes tuviera el espacio que realmente se merece, uno donde pudiera florecer y brillar. Lo ansiábamos. 

¡Y llegó! Una casa hermosa ubicada en Elena Blanco, calle que recorrimos una y otra vez autoprometiéndonos que algún día íbamos a habitar una de sus casas mágicas y misteriosas. Habíamos estado muy cerca un par de veces, una vez casi casi firmando contrato de arriendo, pero no... no era el momento. O no todavía. 

Pero el tiempo y su manera tan graciosa nos trajo de sorpresa el espacio donde nuestro proyecto encajaba perfecto. Entramos y lo supimos: ése era EL lugar. Todo el proceso de búsqueda y cambio ocurrió en Octubre, entonces se nos juntó con la venta y producción para el Encuentro Local (que estuvo increíble y estamos muy agradecidas, pero fue   a g o t a d o r r r r r ), así que podrán imaginarse ese mes. Feria grande, muchas ventas, mal espacio de trabajo y mudanza. 

Llegamos literalmente a armar lo mejor posible el nuevo taller para empezar a preparar navidad, así que desde el 01 de noviembre trabajamos de lunes a domingo sin parar hasta el 24 a las 16:00 horas. 

Felicidad y cansancio en igual medida, una sensación que es extraña pero que todes quienes tenemos la suerte de trabajar en lo que nos apasiona, hemos sentido. Así que el descanso entre navidad y año nuevo era demasiado necesario, no teníamos muchas opciones. Para poder crear e imaginar nuevas cosas, el tiempo de ocio es esencial, al menos para nosotras. 

Oler una flor, sentir el viento mientras estamos echadas en el pasto, escuchar un disco mientras dibujamos, leer un libro... todo esto se convierte, si o si, en algo nuevo, colores, formas, proyectos. Algo nace de ese tiempo libre. 

Así que esperamos entiendan nuestro mini receso y sepan esperar esta semana para poder tener respuestas a sus correos o a sus compras. Dejaremos la tienda sin stock para evitar confusiones de compras que necesitan despacho urgente o cosas así. 

De todos modos anoten desde ya que en enero volveremos recargadas a seguir metiendo las manos en el barro y hacer las cerámicas más hermosas y creepys para que sus hogares estén siempre cargaditos de Diógenes, la primera y más original cerámica de culto (jjjj). 

 

Abrazos y a mimir.


Dejar un comentario